El CPC o Coste por clic es la cantidad de dinero que pagas cada vez que un usuario hace clic en las campañas de pago como las que creas con Google Ads o Bing Ads. Es un indicador clave cuando trabajamos el posicionamiento de pago o SEM y que sin duda deberás conocer si te están planteando utilizar estas técnicas que te permiten obtener una visibilidad inmediata para tu web.

Cuando creamos un nuevo proyecto en internet una de las mayores preocupaciones suele ser cómo obtener una visibilidad inmediata, especialmente si queremos sacarle rentabilidad. Por ejemplo, si queremos trabajar el marketing de afiliados en México indudablemente necesitaremos visitas y para obtenerlas tenemos que ganar visibilidad dentro de los resultados de Google. En este punto entra en juego el posicionamiento de pago, que nos permite pagar para aparecer en los resultados de búsqueda por la palabra clave que nos interese.

Sin embargo, si realmente aspiramos a ganar dinero por internet es importante controlar algunos aspectos básicos a la hora de crear una campaña; especialmente el CPC. ¿Por qué? Porque si este es muy elevado la inversión no resultará rentable.

Es importante diferenciar este indicador del CPA (que es el cpa) y del CPM (coste por mil).

Como ya sabemos el CPC es el precio que se paga cada vez que el usuario hace clic en el contenido. ¡Importante!, no se paga por las veces que es mostrado (las impresiones).

Mientras, el CPA es el precio que se paga cuando el usuario completa una acción. Por ejemplo, los afiliados cobramos nuestra comisión solo cuando el usuario hace la compra, el dinero que nos llevamos es el CPA.

Por último, el CPM es el coste por mil impresiones. Es decir, independientemente de que se complete la acción o se haga clic nos cobrarán cuando el anuncio se muestre mil veces.

En este artículo te damos todas las claves para que aprendas a crear campañas más rentables. Te explicamos cómo se calcula y respondemos a la duda de si puede bajarse y cómo hacerlo.

¿Cómo calcular el CPC?

Tenemos que tener en cuenta que cuando tenemos en marcha una campaña de Google Ads tendremos que pagar cada vez que el usuario haga clic en nuestro anuncio aunque, sin embargo, esto no garantiza que tengamos una venta. Por eso, controlar bien este indicador es clave no solo planear campañas más rentables sino para evitar perder dinero con nuestra web de afiliados.

La forma más básica de calcular el CPC, el valor que veremos en plataformas como Google Ads, es aplicar esta simple fórmula: Dividir el valor invertido por el número de clics. Es decir, si hemos tenido que invertir 20€ para lograr 20 clics, CPC es de 1€.

Sin embargo, para que nuestras campañas de Google Ads realmente sean rentables tenemos que ir más allá de calcular el CPC. La métrica que tenemos que tener en cuenta es el CPC Máximo, la máxima cantidad que nos podemos permitir pagar por clic para que la inversión en una campaña de anuncios sea rentable.

Para calcular el CPC Máximo tenemos que controlar primero dos valores: el lucro bruto y la tasa de conversión.

  1. Lucro bruto: Es el beneficio directo por la venta y se calcula restándole al valor de venta lo que nos ha costado producir (o comprar al proveedor) el producto.
  2. Tasa de conversión: La cantidad de veces que se logró que los usuarios realizasen la acción deseada dividida por el número de usuarios que han entrado en la web durante un periodo determinado.
  3. El CPC Máximo: Se calcula multiplicando el lucro bruto por la tasa de conversión

¿Se puede bajar el CPC?

Como hemos visto, para que la inversión en SEM sea rentable tenemos que controlar muy bien el CPC. Por eso, es muy lógico preguntarse si hay formas de hacer que este baje. La respuesta es que sí, podemos lograr que Google Ads nos haga una rebaja en los costes mejorando nuestro Quality Score. Este indicador es afectado por tres valores:

  1. Click-Through Rate: Que significa el número de veces que los usuarios hacen clic en el anuncio cuando este es mostrado en los resultados. Para mejorar este valor es importante trabajar el texto e información del anuncio para atraer al usuario y lograr que haga clic más a menudo.
  2. Keyword Relevance: Ofrecer Ads que sean relevantes en relación con la keyword por la que pujamos. Una forma muy sencilla de realzar este valor es incluyendo la keyword en el texto así como términos relacionados.
  3. Ad & Landing Page Quality: Google premia a los anunciantes que ofrecen un contenido original e interesante y valora que las páginas a las que dirigimos el tráfico tengan relevancia en relación a las keywords. Por eso, es recomendable combinar el SEM con una buena estrategia de SEO on page.

Para lograr los mejores resultados trabajando el marketing de afiliados podemos apoyarnos en el posicionamiento de pago para mejorar nuestra visibilidad. Controlar indicadores como el CPC y el CPC máximo es fundamental para invertir de la forma más inteligente y empezar a ganar dinero a través de internet.

Los consumidores inteligentes que buscan la mejor forma de invertir su dinero también confían en el cashback. Una forma de ahorrar dinero comprando, recibiendo reembolsos automáticos de parte del importe gastado de una forma rápida y sencilla. Simplemente con registrarte en Consupermiso podrás disfrutar de las ventajas de nuestras ofertas cashback. ¡No dejes pasar esta oportunidad!

sello confianza online

Copyright © iBrands Medios Interactivos 1999 - 2016